Esculturas de piedra en el Parque de la Alameda

La piedra y la escultura siempre han estado unidas desde tiempo inmemoriales: mármol, caliza, areniscas… se han empleado a lo largo de los años para realizar obras de arte con  las que representar la mitología y alegorías o mantener en el recuerdo a personajes de ilustres. Y un buen ejemplo de ello lo podemos encontrar con tan sólo recorrer el Parque de la Alameda.

Así, comenzando por la entrada que conecta con la Plaza de la Marina, encontramos en una glorieta el monumento en honor al poeta y periodista malagueño Salvador Rueda. Obra del escultor Francisco Palma, se construyó entre 1926 y 1931. El conjunto está compuesto por un obelisco de estilo art decó, con un bajorrelieve del busto del poeta, recordándolo así como uno de los precursores del modernismo en la literatura española. Bajo la efigie, en cara oeste del monolito, está escrito la leyenda: “El poeta de la raza Salvador Rueda 1931”. La parte superior, que se encuentra truncada,  fue posteriormente coronada por una escultura de un águila representada con las alas abiertas, obra de Adrián Risueño.

Precisamente este escultor malagueño también tiene otra obra en el parque donde la piedra es la protagonista: la dedicada al escritor Arturo Reyes. La obra está compuesta por dos figuras: un busto del poeta y novelista, situado sobre un pedestal, y una figura de una mujer ataviada como lo estaría el personaje de su obra La Goletera. “Málaga a su novelista Arturo Reyes”, está escrito en este conjunto, situado junto al Hotel Málaga Palacio, y que fue inaugurado en el año 1964 coincidiendo con el centenario del nacimiento del que también fuera periodista de El Correo de Andalucía y en El Cronista.

Por su parte, situadas más al este, junto al Paseo de los Curas, encontramos a dos figuras que escoltan otra de las entradas al este espacio verde de la ciudad. En concreto se trata de la figura de un hombre de edad avanzada, alegoría del invierno, mientras que al otro lado, una mujer portando una gavilla de espigas, que simboliza de la abundancia, y que representa al verano.