Limpieza de mármol con productos de uso cotidiano en el hogar

El mármol es un tipo de roca que se forma a partir de piedra caliza, siendo un material poroso, por lo que se hace recomendable que para la limpieza de cualquier mancha se actúe lo antes posible.

En el mercado podemos encontrar diferentes productos para eliminarlas, pero también en nuestro hogar contamos con sustancias con las que evitar que la superficie quede impregnada desde el primer momento.

Aplicar agua jabonosa sobre la superficie es el método más común, cómodo y práctico que podemos emplear. Para ello usaremos una esponja empapada con la mezcla, lavando cuidadosamente la zona afectada. Posteriormente aclararemos con un trapo y secaremos la superficie.

Esta solución a veces no es suficiente para acabar con las manchas, pero podemos aplicar otros remedios caseros para actuar de forma rápida. Un buen truco es aplicar vinagre o zumo de limón diluidos, sin embargo la exposición del mármol a productos ácidos o alcalinos fuertes puede dañar el material, por lo que no podemos recurrir a esta solución muchas veces. No obstante, en casa contamos con un producto de uso muy común y que se puede emplear igualmente para la limpieza del mármol en tonos claros (no para colores oscuros): el agua oxigenada. ¿Cómo debemos limpiar el mármol con este producto? Te lo explicamos a continuación.

-Para emplearla, esta debe estar muy diluida, mezclándose una parte de agua oxigenada por 12 de agua normal.

-Empaparemos un trapo limpio con esta solución y lo pasaremos por el mármol, dejando que actúe durante al menos un par de horas.

-Posteriormente aclararemos con abundante agua, y pasaremos un paño húmedo, antes de terminar de secar con un trapo de algodón.

-Para finalizar y minimizar los efectos de manchas posteriores, aplicaremos cera incolora y le sacaremos brillo.