Macael, algo más que mármol de calidad

Si por algo es conocida la localidad almeriense de Macael es por sus canteras de mármol, sitas en la Sierra de Los Filabres. De ellas se extrae una piedra de gran calidad, con buenas cualidades de dureza y conservación, convirtiéndolo así en uno de los más preciados por la industria y apto para todo tipo de trabajos.

Y para conocer todo lo que rodea al “oro blanco”, sus características, su historia, explotación, usos… nada mejor que un recorrido por el Centro de Interpretación del Mármol. En sus instalaciones, los visitantes conocer una industria que arrancó con la llegada de los fenicios y que continúa hoy en día con procesos de modernización que han permitido el uso del mármol para todo tipo de elementos de decoración.

Otra visita obligada cuando se está en este municipio es a la Iglesia Parroquial Santa María del Rosario, de estilo mudéjar e inaugurada en 1609. La torre, con cubierta a cuatro aguas con teja árabe y un excepcional artesonado interior de madera, se conserva desde esta época. También de comienzos del s. XVII es el escudo episcopal.

En su interior, lo que más destaca son las tallas del Cristo Yacente y el niño que sustenta la Virgen del Rosario, ambas del siglo XVII, y un óleo de la Purísima Concepción procedente de la escuela de Juan de Juanes. Además, la decoración de su altar mayor, como no podía ser de otra forma en Macael, es de mármol tallado por los artesanos “Hijos de José Sabiote Navarro”.

La Virgen del Rosario es la patrona de la localidad, cuyas fiestas en su honor tienen lugar el 7 de octubre, y a ella hay dedicado un mirador en una pequeña colina donde está situada una escultura de esta advocación, tallada por José Sabiote Fernández en el mejor mármol blanco.

Tampoco podía faltar en Macael un monumento dedicado a la figura del cantero, compuesto por un busto de un trabajador esculpido en mármol blanco, y hasta otro con el que consiguieron batir un recórd Guinness: el motero más grande del mundo, usando para ello los tres tipos de mármoles más característicos de la sierra: blanco, gris y amarillo.